Superfoods

  • Abr012019

    El carbón activado, un gran aliado si se toma con medida.

    Ya regresamos este año de las vacaciones y nos preguntamos, cómo empiezo mi vida healthy después de esta comedera de navidad, reyes y demás festejos decembrinos. Seguro empezamos con mil propósitos que hemos hecho muchas veces en años anteriores, desde ser más ordenados en nuestras finanzas, ir al gym diario, ponernos fit, tomar más agua, en fin. Hacemos una lista extensa de propósitos que a veces son inalcanzables y por ello, nos encontramos unos meses después tirando la toalla y en la misma rutina en la que estábamos antes de empezar el año.

    Por ello, lo mejor es ir transformando nuestra vida poco a poco, con paciencia y con mucha conciencia. Escuchando aquello que nuestro cuerpo tiene que decirnos. Cambiar nuestros hábitos para consumir alimentos y productos en su estado más natural posible y que nos ayuden a recuperar el balance. Uno de los productos que nos pueden ayudar a retomar el buen camino es el carbón activado. Sin embargo, hay que tomarlo con medida, pues no es un producto “milagro”.

    El carbón activado se obtiene al carbonizar materia orgánica, pudiendo provenir de las cáscaras de coco, cortezas de árboles cómo el encino, entre otros; lo que genera un alto nivel de porosidad en el mismo. Este carbón vegetal ha sido utilizado por muchos años como un método medicinal para tratar envenenamientos e intoxicaciones, ya que precisamente por su porosidad éste sirve como un “imán” para atraer todo tipo de toxinas que se encuentren en el estómago y/ o el tracto intestinal, logrando que estas no sean absorbidas por el organismo y por ende metabolizadas.

    Por esta razón puede ser un gran aliado para hacer un “détox” o para desinflamar el estómago y absorber gases y bacterias que se concentran en nuestro sistema digestivo después de unas largas vacaciones en las que comimos de todo y perdimos nuestra rutina saludable. Sin embargo, hay que usarlo con medida ya que al tiempo que absorbe lo malo, también se lleva consigo algunas vitaminas y minerales esenciales para nuestro cuerpo.

    Lo ideal es tomar media cucharadita de carbón activado disuelta en un vaso grande de agua y a su vez tomar mucha agua durante todo el día para evitar el estreñimiento. Puedes encontrar el carbón activado también en pastillas. Tómalas entre comidas ó  30 mins – 1 hr después de haber consumido alimentos para evitar en la mayor medida posible que el carbón se deshaga de las vitaminas y minerales que sí quieres. Puedes también agregarla a un jugo en extractor, por ejemplo; con limón, jengibre y manzana verde. Ponte creativo e incluye el carbón activado en tu lista para empezar bien el año. Solo recuerda hacerlo con medida pues no es un producto que pueda consumirse diariamente, prueba poco a poco y ve sintiendo la reacción de tu cuerpo.

    Y eso no es todo lo que el carbón activado puede hacer por ti, son muchos los beneficios de éste polvo negro. Puede limpiar profundamente tu piel si lo agregas a mascarillas, incluso puede llegar a blanquear tus dientes. Solo debes poner un poco de carbón activado en tu cepillo de dientes y cepillarlos suavemente durante 3 mins. Sentirás la diferencia.